Ángel Aguirre, ex gobernador de Guerrero, desiste en su búsqueda por diputación federal

Ayutla de los Libres, Guerrero.- El ex gobernador del estado de Guerrero, Ángel Heladio Aguirre Rivero, la noche de ayer, a través de tres tuits, dejó saber que ha desistido...

Ayutla de los Libres, Guerrero.- El ex gobernador del estado de Guerrero, Ángel Heladio Aguirre Rivero, la noche de ayer, a través de tres tuits, dejó saber que ha desistido en su búsqueda por convertirse en diputado federal por el distrito 8, con sede en Ayutla de los Libres, Guerrero.

Además de expresar su agradecimiento por el apoyo a los partidos de la coalición “Por México al Frente”: Acción Nacional (PAN), Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), que lo representan, agradeció a la gente de Costa Chica, y a todos los que apoyaron su breve proceso de precandidatura, y también a los que se opusieron: “Estoy en paz”, expresó.

Fue el pasado 27 de diciembre cuando Aguirre Rivero dio inicio a su precampaña: precisamente en Ayutla, Guerrero, frente a unos 400 simpatizantes, y acompañado del senador Celestino Cesareo Guzmán; de la ex Secretaria de Educación del estado, ahora aspirante a una senaduría, Silvia Romero Suárez, y del expresidente del Congreso de Guerrero: Bernardo Ortega Jiménez.

Tan pronto Aguirre subió al presídium, padres de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa, irrumpieron en el salón con gritos de: ¡Asesino, asesino!, ¡Sinvergüenza! A pesar de la resistencia que opusieron los miembros de seguridad de Aguirre, los padres pudieron subir hasta el templete y boicotear por completo el evento.

Aguirre, a cubierto detrás de sus miembros de seguridad, encabezados por Felipe Martín Ornelas, se ofreció a dialogar con los padres, e incluso propuso una reunión, pero los gritos y jaloneos entre padres y escoltas fue tal que Aguirre tuvo que abandonar el lugar y el evento finalmente fue cancelado.

A pesar, y durante un breve tiempo, el aspirante a diputado federal y los padres de los muchachos desaparecidos intercambiaron algunas ideas; ellos exigían que Aguirre pusiera su disposición toda la información que tiene la Procuraduría General de la República (PGR), respecto del paradero de sus hijos; Aguirre, en cambio, dijo no tener nada de qué avergonzarse y tener la suficiente calidad moral como para buscar el puesto político.

Además, reprochó a los padres que se concentraran únicamente en luchar por escalecer el crimen de los 43, y se olvidaran del asesinato de los también normalistas Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús, acaecido en 2011 en Chilpancingo. “Yo siempre he sido el primero en exigir el esclarecimiento del crimen”, y se ofreció a coordinar las demandas de los padres.

Melitón Ortega, su representante, cuestionó en tono firme al aspirante a diputado: “¿Por qué no quiso colaborar con las autoridades federales en la investigación y por qué no se presentó al Congreso local para rendir su testimonio, así como su declaración ante autoridades ministeriales?”.

Un día después, a través de un comunicado, miembros del Comité de Padres anunciaron que boicotearían cada evento de Aguirre, ya que su precandidatura representaba una ofensa para la memoria de los estudiantes, para la lucha de sus padres, y para todo el país que sigue dolido por la desaparición de los normalistas.

Una semana después, el ex gobernador –que estaba en funciones cuando los 43 estudiantes fueron desparecidos en 2014, y quien renunció a su cargo por la crisis posterior– tuiteó defendiéndose con los siguientes argumentos: “hay que investigar quiénes fueron los que se coludieron con la delincuencia organizada para que se diera esta lamentable desaparición”, e insinuó que debería de abrirse una línea de investigación respecto de quiénes fueron los que motivaron a los estudiantes a movilizarse la noche de su trágica desaparición.

El eco del fuerte rechazo que produjo la noticia de la precandidatura de Aguirre llegó hasta los altos mandos del PRD: Manuel Granados, su presidente nacional, estimó que Aguirre tenía que reconsiderar su postura; y aunque afirmó que sus derechos como militante del PRD estaban intactos, dijo que tenía que reconsiderarse lo de la candidatura, esto, después de una reunión en su Comité Ejecutivo Nacional.

“He platicado con Ángel Aguirre: sus derechos como militante del PRD no están suspendidos; y ha ofrecido un diálogo directo con los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa; pero le hemos pedido que evalúe su posición respecto de continuar con su precandidatura”, dijo Granados. Finalmente, la tarde-noche de ayer, el ex gobernador hizo pública su decisión de no continuar con la misma.

Por: Eduardo Medina

Fuente: breaking.com.mx

Notas relacionadas

Síguenos en Facebook